Bellopuerto, una travesía por los sabores del mar en Polanquito

Ciudad de México.- Tuvimos la oportunidad de visitar el restaurante de mariscos Bellopuerto, uno de los lugares emblemáticos de la zona de Polanquito con más de 11 años de existencia. Ahí el Chef Juan Zahoul nos presentó algunos de los platillos que han dado renombre a la cocina del establecimiento, unos con mucha tradición y otros con algunos cambios que refrescan su imagen y su sabor.

Cabe recordar que Bellopuerto se renovó el año pasado con una decoración más moderna y amigable para los clientes que buscan la opción de comida del mar y, al mismo tiempo, disfrutar el ambiente y la tranquilidad de los puertos mexicanos.

Abrimos con el Ceviche verde que entrega todo su sabor entre rábano rebanado y pequeños trozos del mexicanísimo tomatillo verde, un ingrediente con amplia historia en la cocina nacional. No creo que exista cocinero mexicano que no lo haya utilizado para una rica salsa.

El segundo platillo que arribó a la mesa fue una versión más colorida: el Ceviche con jitomate tatemado, del que puedo decir no impresiona en cuanto a su aspecto, pero sí sorprende por su sabor, incitándonos a enterrar la galleta o totopo hasta el fondo del plato para disfrutar sus tonos especiados y todo el aroma de las brasas donde el jitomate pierde su inocencia.

Uno de los grandes protagonístas del restaurante es el Pulpo Chamuscado, que llegó a la mesa partiendo plaza y que conserva el sabor tradicional con el que comenzó la aventura de Bellopuerto, pero -nos dicen- renovado, para evolucionar junto con los demás platillos y satisfacer los gustos de la gente que hoy en día visita la zona.

Nos fueron presentados también los deliciosos Tacos de jícama, el sueño de todo nutriólogo, rellenos de camarón, pico de gallo y mango que además de refrescar el paladar nos consiguen hacer pecar sin remordimientos.

Bellopuerto, manjares del mar en serio

No podía faltar también su tradicional Lubina entera abierta en mariposa, que puede venir preparada al natural, con mantequilla o mostaza y que crea deseos pecaminosos de devorarla de tan sólo verla. Su carne blanca cede al primer ataque del tenedor para desbaratarse en la boca, dejando solamente en la boca, la esencia del pescado, la brasa y los condimentos en los que fue preparado.

Además de disfrutar de su sabor, en Bellopuerto nos explican que todos nuestros alimentos fueron capturados con total respeto de las normas ambientales a fin de impulsar la pesca sustentable.

Otros platillos que pudimos degustar posteriormente fueron los tacos de Porkbelly y pulpo, sí, como lo oyen, Bellopuerto aún con un nombre que evoca la comida del mar, no tiene miedo a entregar un platillo con carne de cerdo y camarón que además combinan extraordinariamente bien. Y el Taco de tuétano en chile de agua, una tortilla azul, con chile güero, con el hueso y su tuétano a un lado, con su cebolla y respectivo cilantro.

Cerramos la comida con un trío de postres dignos de llevarnos al infierno por golosos: primero, unas Fresas con Crema mascarpone preparada con cariño ahí mismo, continuamos con un Flan de queso con cajeta y la tradicional galleta Cookie Monster con helado.

Para terminar el día y terminar de hundirnos en el infierno, caminamos a la licorería Limantour, considerado uno de los diez mejores bares del mundo según la organización “The World’s 50 Best Bars“, dónde pudimos comprobar el por qué del reconocimiento de la organización internacional.

Los invitamos a que compartan su antojo con nosotros, tómale fotos a esos platillos que te hicieron caer en el pecado y muéstralos en nuestra cuenta de twitter @lagulamx o en instagram sigue @lagulamexico

Restaurantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hoy probamos la JJ Burger Original Doble