Consumo responsable para preservar el medio ambiente

Por: Pamela Reséndiz, Consultora en reducción de carne de Humane Society International México.

La población mundial continúa creciendo y nos encontramos en un punto crítico en el que existe una necesidad urgente por mejorar los sistemas para la producción de animales de granja, al igual que encontrar una eficiencia de los recursos.

Es fundamental producir más alimentos utilizando menos agua, reducir el desperdicio y las mermas, eliminar o cambiar los empaquetados, y avanzar hacia una alimentación más sostenible y amigable con nuestra salud, el medio ambiente y los animales.

La intensificación en los sistemas de producción es lo que ha generado una disrupción en el balance del medio ambiente y ha puesto en riesgo nuestra supervivencia en el planeta.

Más rápido no es mejor, pues de lo contrario sólo produciremos efectos negativos que acelerarán la rapidez de la devastación.

La producción de animales para consumo está directamente relacionada con muchas de las problemáticas ambientales actuales, como el cambio climático y las emisiones de gases de efecto invernadero, la deforestación, el uso de plásticos, la contaminación y el uso excesivo del agua.

¿Qué puedo hacer yo para cuidar el medio ambiente?

Existen muchas maneras en las cuales podemos ayudar al planeta reduciendo nuestra huella hídrica y ambiental, como puede ser recolectar el agua en la regadera, no utilizar el auto, reducir el consumo de plásticos, hacer composta, entre otras acciones. Sin embargo, existen muchas otras alternativas que pueden tener un impacto positivo y resultar mucho más sencillas en nuestro día a día.

Las personas podemos contribuir como consumidores adquiriendo productos que se elaboren con las mayores condiciones de bienestar animal directamente del producto, consumir local y pedir a nuestras marcas favoritas que incluyan en su cadena de insumos suministros provenientes de sistemas libres de jaula.

De la misma manera, al hacer una transición a una dieta mayormente basada en plantas, podemos reducir significativamente nuestra huella ambiental. Esto únicamente al hacer algunas sustituciones en nuestros consumos.

Podemos iniciar con cambios muy pequeños que pueden resultar muy sencillos para nosotros en nuestra cotidianidad, como evitar productos de origen animal un día a la semana o una comida todos los días, o bien, reducir la porción de estos productos en cada comida y sustituirla con los miles de deliciosos productos de origen vegetal que tenemos disponibles.

Consumo responsable para un mejor futuro

Este tipo de acciones, como tener un consumo responsable, tendrán un alto impacto en la vida de millones de animales, el medio ambiente, e incluso nuestra salud.

Las evidencias sobre el cambio climático, la escasez de agua, el uso excesivo de plásticos y otros problemas relacionados con las decisiones de nuestra dieta requieren una respuesta inmediata y eficaz para preservar el planeta y la salud de los seres vivos que lo habitamos.

Como consumidores, tenemos la responsabilidad de hacer todo lo posible para cuidar el planeta y la salud de los ecosistemas.

Debemos evolucionar y transformar nuestros hábitos alimenticios a unos mucho más sostenibles de acuerdo con la situación en la que nos encontramos. Volvernos más responsables sobre nuestros consumos y conscientes sobre el impacto que éstos tienen en el planeta.

Si estás interesado en estas acciones y quieres conocer más de HSI México, visita su sitio web y redes sociales en: www.hsi.org.

Te invitamos a compartir tu antojo con nosotros, tómale fotos a esos platillos mexicanos que te hicieron caer en el pecado y muéstralos en nuestra cuenta de twitter o en instagram @lagulamexico

Healthy, Columnas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hoy probamos la JJ Burger Original Doble