Teppan Grill se inspira en Juegos Olímpicos para crear menú especial

Ciudad de México.- Teppan Grill, el restaurante de teppanyaki japonés de Hyatt Regency Mexico City, retoma el lema de los Juegos Olímpicos “Unidos por la emoción” para presentar un menú especial que recorre la geografía gastronómica nipona a través de las recetas más representativas de algunas sedes de la justa deportiva como Tokio, Hokkaido, Ishikari, Kanagawa y Kagoshima.

En la propuesta, la reconocida chef Miriam Moriyama, sushiwoman pionera en Latinoamérica, refleja su observación fiel de las prácticas tradicionales para ofrecer recetas con un grado absoluto de autenticidad que enfatiza la especialidad del restaurante, el teppanyaki.

Platillos que integran el menú olímpico de Teppan Grill

El menú olímpico que ofrece Teppan Grill comienza por el norte del país con la entrada Uni-ikura don, un mini bol de shari con erizo de mar, hueva de salmón “ikura” y oba, cuya receta está basada en uno de los productos más nobles de la isla de Hokkaido, el erizo de mar, denominado Uni.

El salmón proveniente del río Ishikari, en la misma isla de Hokkaido, es el componente principal de la sopa Ishikari Nabe, un estofado de verduras orientales con miso que invita a continuar el recorrido sibarita.

El tercer tiempo se compone de un dueto que brinda protagonismo al Teppan, o plancha, con una armonía donde contrasta el pescado y la carne. Por un lado, se presenta desde Kanagawa el Hamachi Shioyaki To Horenso, reconocido por su suave textura y sabor ahumado, que se acompaña de espinacas y semillas de sésamo; por otro, como segunda parte del plato principal, está la Kurobuta, apreciada carne de cerdo de calidad premium originaria de Kagoshima y considerada al mismo nivel que el Wagyu de Kobe, que se sirve con panceta de cerdo marinado en miso y arroz frito con ajo.

La travesía culinaria japonesa culmina con un postre que se elabora desde hace más de un siglo en Tokio, sede principal de los Juegos Olímpicos: el Taiyaki, un gofre en forma de pescado relleno de anko -frijol azuki dulce- que simboliza la buena fortuna y el cual Moriyama ha elegido servir con un aromático helado de vainilla para evocar la máxima presea olímpica, la medalla de oro.

Para maridar el menú se ofrece una amplia variedad de sakes –recomendados por un experto Sake Sommelier– y mixología, además de una curada selección de vinos.

Te invitamos a compartir tu antojo con nosotros, tómale fotos a esos platillos mexicanos que te hicieron caer en el pecado y muéstralos en nuestra cuenta de twitter o en instagram @lagulamexico

De Temporada, Restaurantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hoy probamos la JJ Burger Original Doble